Al vivir en un condominio sujeto a ciertos establecimientos de la propiedad, suelen presentarse distintas situaciones que requieren de su debida regulación. Motivo que lleva a las multas a tomar papel en los asuntos, haciéndose uso de los derechos y obligaciones que cada habitante deberá cumplir.
Y aunque las multas varían entre el tipo de condominio, la administración y por supuesto, lo que se haya acordado en el reglamento, hay ciertas multas que se suelen ser muy comunes entre los condominios.

Faltas que afecten la tranquilidad:

Lo que suele traducirse en el exceso de ruido, la invasión imprevista de áreas comunes, así como la de mascotas y las conductas antisociales.

Faltas que provoquen un daño patrimonial:

Una falta que no necesariamente significa poner en riesgo al condómino, pero sí que afecte de forma física el inmueble, y en dicha situación que se vean afectadas las instalaciones.

Incumplimiento de pago oportuno de las cuotas ordinarias y extraordinarias:

Esta multa resulta ser la que mejor se desempeña dentro de las regulaciones del condominio. Ya que muchos de los problemas generados se deben precisamente a la falta de recursos para cubrir todas las necesidades.

Dichas multas toman importancia en la Asamblea, donde se da inicio a las acciones correspondientes para aplicar la multa.Por lo que es imprescindible para un administrador de condominios estar en constante observación para tomar las mejores decisiones, y así la convivencia entre los habitantes se lleve de la mejor forma posible.

Toma en cuenta que la propiedad en condominio que se administra, al contar con un Sistema para la optimización de procesos administrativos, ahí puedes tener acceso a toda la información que resulta importante como el Reglamento, así cómo las ocasiones en las que pudieras levantar una queja para aplicar una multa, o en el caso en el que a ti te estén aplicando para que en el instante puedas ver si es válida y hasta dónde puede llegar el problema.